lunes, 25 jun. 2018

Un museo que respira

Amanece en Barcelona y, en CosmoCaixa, dos girasoles se abren para perseguir el sol un día más. Pero no son como los demás: miden tres metros, tienen placas fotovoltaicas en lugar de pétalos y son un paso más del museo hacia la sostenibilidad.
Este Sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar tu navegación, recopilar información estadística sobre tus hábitos de navegación, mostrar publicidad y anuncios relacionados con tus preferencias. Si sigues navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en Política de cookies. Aceptar