“Hallada una terapia capaz de revertir la ceguera”. Este titular aún no existe, pero puede que lo leamos en la portada de todos los periódicos antes de lo que imaginábamos. Gracias a la convocatoria de investigación en biomedicina y salud lanzada por la Obra Social ”la Caixa” en España y Portugal, 20 proyectos de investigación pioneros están un paso más cerca de hacer realidad un mundo en el que la ceguera sea reversible, nuestros órganos puedan rejuvenecer y las enfermedades cardiovasculares sean solo un recuerdo.

 

 

Un mapa para conocer el futuro del tumorInstituto de Investigación Biomédica de Barcelona
Desde tiempos remotos, exploradores y viajeros han utilizado los mapas con un fin muy concreto: llegar a su destino. Ahora, un equipo de investigadores, liderado por el Dr. Roger Gomis, está creando un mapa que les permitirá conseguir algo notablemente distinto: leer el futuro de sus pacientes. Estamos hablando, por supuesto, de un mapa muy especial: el de las células tumorales de pacientes con cáncer de mama. Señalándolas y analizándolas, los investigadores buscan superar uno de los mayores obstáculos en la cura de esta tipología de cáncer: la facilidad que tiene para pasar inadvertido. Este tipo de tumor puede reaparecer aún después de mucho tiempo sin ningún síntoma. Pero, de conseguir determinar cuáles de sus células resisten al tratamiento, cuáles se quedan latentes y cuáles provocan metástasis, ver el futuro del tumor y averiguar si este puede volver a desarrollarse o no será mucho más fácil.

 

 

El idioma de las defensas inmunes – Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares
Resulta que nuestras células también charlan entre sí. Solo que, a diferencia de nosotros, no se cuentan la vida o la última peli que han visto, sino que se mandan señales de alarma cuando se ven en peligro por alguna infección. Esto pasa gracias a los exosomas, una especie de mensajes de texto que corren de célula a célula dirigiendo la respuesta inmunitaria. Lo que quieren investigar ahora el Dr. Francisco Sánchez-Madrid y los suyos es cómo funciona exactamente esta comunicación y cómo consigue el sistema inmunitario desarrollar defensas para patógenos con los que nunca ha entrado en contacto. De esta manera, se podrán crear nuevas vacunas que reduzcan los 15 millones de muertes por infección al año actuales.

 

 

Las dos caras de la inflamación – Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares de Madrid
Dicen que no hay mal que por bien no venga. Pero, en el caso del cuerpo humano, a veces hay bienes que vienen, si no mal, por lo menos regular. La inflamación, por ejemplo, es una de las respuestas que tiene nuestro cuerpo para defenderse de enfermedades. El problema es que, por el camino, esta puede llegar a cargarse tejidos de nuestro cuerpo y provocar enfermedades cardiovasculares. Una especie de Hulk: un tipo muy bueno y majo pero cuya falta de control a veces provoca algún que otro destrozo. ¿Se puede, pues, prevenir la inflamación sin poner en riesgo nuestro sistema inmunitario? Es la pregunta a la que el proyecto liderado por el Dr. Andrés Hidalgo Alonso está intentando dar respuesta reprogramando un tipo de célula inmunitaria muy abundante (los neutrófilos) para que proteja, pero no ataque.

 

 

Rejuvenecer órganos y tejidos envejecidos – Universidad Pompeu Fabra
Quién iba a decir que, después de tantos siglos buscando por todas partes el secreto de la eterna juventud –desde en las leyendas sobre la Fuente de la Juventud hasta en las revistas de moda–, al final, estaría tan cerca de nosotros. O, para ser más precisos, dentro de nosotros. El proyecto, liderado por la Dra. Pura Muñoz-Cánoves, busca recuperar la capacidad que tienen nuestras células para regenerarse, una facultad que vamos perdiendo a medida que envejecemos. En realidad, no se trata de ser joven para siempre, sino de ser mayor, pero con una musculatura y unos órganos la mar de sanos.

 

 

Terapia celular para revertir la ceguera – Centro de Regulación Genómica de Barcelona
La retina de nuestro ojo es la encargada de transformar la luz en imágenes, como si se tratara de la película de un carrete. Si ella falla, nuestra vista también. A veces lo hace de golpe, otras poco a poco, como en el caso de la retinitis pigmentaria, en la que el paciente va perdiendo progresivamente las células que convierten la luz en señales para el cerebro y mirar al mundo se convierte para él en ver la tele con la pantalla apagada. Aunque ya se están desarrollando terapias celulares a partir de experimentos con ratones, son modelos complicados de trasladar luego a los humanos. Por eso, ahora, el proyecto encabezado por la Dra. Pia Cosma ha creado una nueva plataforma para los experimentos: una recreación de la retina del paciente hecha a partir de sus células madre.

 

Ilustración: Verónica Cassiani