“Ser subversivo es muy fácil, solamente tienes que tener criterio propio y ser libre”, dijo la periodista Samanta Villar. “Lo importante es trabajar con consciencia de género”, añadió la exministra Leire Pajín. “Voy a explicaros qué pasa cuando se nos deja hacer”, apuntó Marta Delatte, directora de investigación en Liquen Data Lab para, seguidamente, instruirnos en el mundo de los hackatones feministas y el design justice. Así, 16 mujeres explicaron sus experiencias en el simposio “Amb veu de dona” (“con voz de mujer”) organizado por SER Catalunya en CaixaForum Barcelona el pasado 14 de mayo.

El formato era muy radiofónico: cada ponente tenía 10 minutos para explicarse y luego subía al escenario la siguiente. De esta manera, las cuatro horas de debate y reflexión sobre el papel de la mujer en la sociedad resultaron apasionantes y ágiles. En el escenario había mujeres de todos los ámbitos y disciplinas: desde arquitectas como Carme Pinós, a filósofas como Marina Subirats, periodistas como Olga Viza y Samanta Villar, artistas como Paula Bonet, deportistas como Jennifer Pareja, la exministra de Sanidad Leire Pajín o científicas como Mara Dierssen. Todas ellas decididas, valientes y talentosas.

 

 

Durante la presentación, Jaume Serra, director de SER Catalunya, puso en valor el papel de Maria Cinta Balaguer, precursora de la radio en 1924. “No quiero ser una luchadora, sino una merecedora; una merecedora de ser amada, como todas las mujeres del mundo” fue una de las frases de la tarde que más resonó, de Anabel Montes, jefa de misión a bordo del barco de salvamento Open Arms. La misión de Anabel es salvar vidas y “empoderar a todas las mujeres que suben a bordo”. Interrogada sobre qué hace ella en su día a día para cambiar un mundo tan patriarcal y jerarquizado como el de la mar, reconoció que aún no sabe cómo hacerlo, pero que lo intenta. “Espero que un día se entienda que el cambio es necesario porque es lo correcto, no por mis ovarios.”

Al ser preguntada por sus papeles en la televisión y el cine, la maravillosa actriz Itziar Castro (te sonará de Vis a vis, Campeones o Pieles) respondió que el hecho de “no ser la sex symbol” le da “la posibilidad de ser libre”. Aunque la suya es una profesión con una mentalidad bastante abierta, dijo —comparada con el mundo empresarial, por ejemplo—, “luego en los rodajes el equipo técnico casi siempre trata de forma diferente a una mujer directora”. Itziar aseguró que nuestra sociedad todavía es una sociedad patriarcal y que está llena de micromachismos. La actriz destacó también la falta, en todos los ámbitos, de mujeres trans, negras y de otras razas; mujeres no normativas como ella.

Todas las ponentes, una tras otra, compartieron sus experiencias vitales y profesionales. “Mi padre no me apoyó cuando le dije que quería hacer waterpolo porque decía que era un deporte de chicos”, afirmó la deportista Jennifer Pareja. Por supuesto, también reflexionaron sobre los temas que más les preocupan como mujeres. La periodista Olga Viza se encargó de recordarnos que el talento es unisex: no entiende de géneros. Y la actriz Vicky Peña nos habló de la banalización del sexo en la sociedad contemporánea, y urgió a las presentes a ser cuidadosas con sus cuerpos. Finalmente, al comentar los retos a los que tenemos que enfrentarnos para acabar con la desigualdad de género, tanto Itziar como Anabel destacaron que lo más importante es incluir más puntos de vista y más diversidad en todos los ámbitos de la vida: de esta manera las conclusiones siempre serán más ricas y completas.

 

Texto: Laura Calçada
Ilustración: Alba Blázquez