William Shakespeare ya lo dijo: “Si el hombre fuera constante, sería perfecto”. Quizás en esta era de la inmediatez cultivar la perseverancia sea más difícil, pero eso es precisamente lo que persigue la incubadora Reto Emprende de EduCaixa: acompañar y capacitar a los estudiantes para ayudarles a aprender de sus errores, a que sus proyectos evolucionen y así, un día, puedan convertirse en una realidad. De ese laboratorio de ideas geniales quedaron ocho equipos y tras seis meses de preparación han presentado sus proyectos en la jornada Impact Day (que este año se ha celebrado on-line). De ellos, solo dos han sido seleccionados: EntrEdades y Plasvisor. ¿Quieres conocerlos mejor? Sigue leyendo.  

A través de la pantalla. Así se explican y así quedaron seleccionados en el reto Impact Day 2020, aunque su buena autoestima, entusiasmo y felicidad traspasan la virtualidad, ya que parece como si Nacho, Aurora, Paula, Andrés, Cristina, Luis, Enrique, Lucía y sus dos profesoras, María y Rocío, estuvieran presentes en la misma sala. 

El objetivo principal es que la aplicación funcione. Que no sea solo una idea. Necesitamos recaudar dinero para poder desarrollarla”, comenta Aurora, de 17 años, una de las integrantes del grupo que ha ideado el proyecto EntrEdades. El objetivo es compartido con los fundadores de Plasvisor ya que, de momento, los dos son prototipos. 

 

Hombrecillos subiendo una botella de agua gigante y personas contruyendo relaciones

 

Los integrantes de cada grupo han estado mejorando sus ideas sociales durante dos años gracias a los recursos facilitados por el programa Jóvenes Emprendedores de EduCaixa. Primero participaron en el Campus RetoEmprende 2019, junto con 33 equipos más. Se habían presentado más de 1.200. De estos quedaron ocho seleccionados y se inscribieron en la incubadora, que ha consistido en seis intensos meses de capacitación y acompañamiento on-line para mejorar sus proyectos de negocio. La culminación fue el Impact Day, en el que los ocho grupos tuvieron seis minutos para presentar los prototipos y responder a las preguntas de un jurado. Plasvisor, del colegio Nuestra Señora de las Mercedes de Granada, y EntrEdades, del colegio Jesús Nazareno de Córdoba, han sido los vencedores por su originalidad y sostenibilidad económica, social y medioambiental.

¿Qué es ese triangulito con un número que aparece en los envases de plástico? Esta pregunta y la cantidad de plásticos que desechamos a diario atentando contra el medio ambiente y nuestra salud fueron inspiraciones para investigar más y dar con una aplicación que nos eduque y ayude a elegir envases más sostenibles. 

Lucía lo tiene claro: existe una gran falta de información en cuanto a los componentes de los envases plásticos y, con Plasvisor, quieren dar con la solución u ofrecer códigos más fáciles para que todo el mundo los entienda. En su aplicación también hay la posibilidad de hacer fotos a los envases y recibir información, parecido al escaneo de la popular aplicación francesa Yuka. 

“Hemos aprendido un montón de conceptos de emprendimiento como el producto mínimo viable o el Business Model Canvas, formas de definir cada parte del proyecto y, por supuesto, a trabajar en equipo”, dice Enrique, el especialista en Relaciones Públicas del grupo Plasvisor. Lucía, una de sus compañeras, añade otro concepto aprendido, la propuesta de valor, y asegura que ha adquirido mucha soltura a la hora de hablar en público, algo que le costaba mucho. “En el camino va haber muchos baches que vas a tener que superar”, asegura su compañera Cristina. 

En el caso de EntrEdades, la idea es mejorar las relaciones intergeneracionales y eliminar el edadismo (la discriminación por edad). Paula nos explica que, aunque la intención de ayudarse entre mayores y jóvenes pueda existir, no se da porque los dos colectivos no comparten espacios y horarios. “EntrEdades sirve de intermediario entre los jóvenes y las personas mayores para que ambas partes puedan conocerse y encontrar a alguien que ofrezca o requiera el mismo servicio que tú estás buscando”, concluye. 

Por ejemplo, puede haber un señor que necesite que le acompañen al centro de día y, a cambio, él puede enseñar a cocinar unas croquetas riquísimas. La idea es fomentar una vejez activa y productiva y activar el voluntariado a cualquier edad. Con un 19 % de la población española mayor de 65 años y una esperanza de vida entre los 80 y los 85 años, esta aplicación se presenta bien actual. 

El próximo capítulo de la aventura emprendedora de estos andaluces será en Viena. A parte de visitar el Museo de la emperatriz Sisí, el monumento de Mozart o merendar en el café Schwarzenberg, los grupos presentarán sus propuestas en el premio al emprendimiento de Youth Start, que se celebrará en abril del 2021. Los dos equipos intentarán dar lo mejor de sí, aprender de otros jóvenes y, así, tener más posibilidades de que un inversor se fije en su proyecto y haga realidad sus aplicaciones móviles, para sacarlas al mercado real. “Cada oportunidad te enseña algo y esta de ir a Viena es un orgullo, para darnos a conocer y para seguir aprendiendo”, dice Andrés. 

Lo hemos vivido todos en nuestras pieles: el éxito no se espera, se consigue con trabajo, esfuerzo y perseverancia”, asegura Luis, a quien le encantaría dedicarse a la ingeniería informática. 

A Paula, Nacho y Aurora, la oportunidad de crear EntrEdades les ha permitido construir lazos con personas con las que no lo hubieran hecho en otras circunstancias, y Paula asegura que “eso es algo que siempre voy a llevar conmigo, independientemente de todos los premios y reconocimientos que obtengamos”. 

Periodismo, psicología, arquitectura o medicina son algunas de las carreras que estos ocho jóvenes expresaron cuando se les preguntó por un hipotético futuro. Acaben abriendo estas u otras puertas, las llaves del talento y del éxito ya las tienen aseguradas.

 

Texto: Laura Calçada
Fotografía: Clara de Ramon