La cooperación internacional no cierra por vacaciones ni ha cesado su actividad durante la pandemia. Al contrario, ha sido capaz de adaptarse a las circunstancias actuales para poder seguir sumando en la construcción de un mundo más justo, equilibrado y solidario. Así, este año, 44 trabajadores de la entidad se han convertido en CooperantesCaixa, el programa de voluntariado internacional de la Fundación ”la Caixa”, que se viene desarrollando desde hace 14 veranos y en el que han participado, hasta hoy, más de 500 voluntarios en proyectos de 23 países de América Latina, Asia y África. Este año, el programa ha reinventado su forma de cooperar creando un voluntariado virtual a través de ONG locales y que llegará a tres países: India, Perú y Mozambique. Nos lo cuenta Lola Pardo, una de las CooperantesCaixa virtuales.

La arena viaja, de manera incansable, arrastrada por las corrientes, por el viento y por las olas. Antiguamente, el mar la depositaba en una playa* para que pudiera continuar con su ruta natural, con destino a otra. Así viajaba de manera incansable de una playa a otra, formando extensos campos de dunas. Hoy no es así. Los edificios impiden que ese viaje sea posible. Pese a eso, la playa sigue acogiendo a la arena para crear espacios únicos y paisajes que, al atardecer, cortan la respiración.

 

Ilustración puesta de sol en playa y personas formando una cadena

 

Algo similar les ha sucedido a los CooperantesCaixa. Este año, la COVID-19 se ha comportado como los edificios que impiden el viaje natural de la arena. La pandemia ha impedido que estos voluntarios que trabajan durante sus vacaciones de verano se desplazaran al terreno. Y aun así, han mostrado la misma determinación que la arena de la playa, han trabajado en sus proyectos y han viajado a descubrir otros mundos. ¿Cómo ha sido esto posible? Porque han realizado un viaje imaginario y que se desarrolla con un único objetivo: conocer realidades diferentes.

Este es el elemento clave que permite que los CooperantesCaixa se comporten como la arena de la playa y sean capaces, pese a todos los obstáculos, de desarrollar sus proyectos. Porque a todos les une la misma determinación: la de cambiar su mirada sobre el mundo. La de ver otras realidades. La de incluir en su equipaje (ya sea para viajar de manera real o imaginaria) otra mirada. La tuya, la nuestra, la de los otros. Cuando un #CooperanteCaixa viaja no piensa que va a arreglar el mundo. Viaja pensando en que va a aprender a ver las cosas con una mirada diferente e innovadora. Por eso, su contribución lo convierte en una persona extraordinaria.

Este año, los voluntarios que aceptaron el desafío de formar parte del proyecto CooperantesCaixa virtuales han demostrado algo que ya intuíamos: que pertenecer a este colectivo implica ir por el mundo con la actitud de una persona que viaja, como la arena de la playa, de manera incansable; que se ve arrastrada por la ilusión de contribuir a crear un mundo mejor, formando una cadena de oportunidades para las personas que más lo necesitan. Este año, la experiencia de viajar no ha sido real. Ha sido imaginaria. Este año, el viaje de los CooperantesCaixa virtuales ha sido excepcional. Porque este año, teníamos que dar respuesta a una situación diferente que, tan solo hace unos meses, era inimaginable. Por eso, el viaje que hemos compartido en la edición 2020 ha sido tan excepcional. Porque lo han hecho unas personas generosas, valientes y determinadas a salir adelante. Unas personas con un comportamiento tan infatigable como el de la arena de la playa . A todas ellas y a todas las que lean estas líneas: ¡Feliz viaje “de vuelta a casa”!

(*) La previsión era escribir estas líneas desde la selva amazónica (Perú), adonde iba a viajar para conocer los proyectos de Work4Progress que desarrolla allí la Fundación ”la Caixa”. La COVID-19 ha impedido que se pudieran escribir desde allí, pero no han podido impedir que se escribieran desde un lugar mágico y único. Un lugar donde, al igual que los CooperantesCaixa virtuales, la arena viaja de manera incansable. Estas líneas están escritas en la playa de las Canteras (Gran Canaria) y gracias a la complicidad de Nuria Domingo y María Lluïsa Egea, mis dos compañeras de “viaje imaginario” de la edición virtual de CooperantesCaixa 2020. Estas líneas demuestran que, cuando viajas tratando de comprender nuevas realidades, los destinos son un tanto irrelevantes. Lo de verdad importante es dejar que los viajes nos construyan como personas.

 

Texto: Lola Pardo, CooperanteCaixa virtual
Ilustración: Laura Liedo