Fue en 2012 cuando surgió en Nueva York la idea del Giving Tuesday. “Un martes para donar” que sirviera de contrapeso a eslóganes como los Black Friday o los Cyber Monday, convertidos en máximos exponentes del consumismo. Pero la vocación del Giving Tuesday es otra: promover la participación de empresas y particulares en acciones altruistas con sus semejantes más vulnerables y necesitados. Una iniciativa a la cual, un año más, se ha sumado la Fundación ”la Caixa”, con el objetivo de impulsar proyectos para la vacunación infantil contra la neumonía, principal causa de mortalidad infantil en menores de cinco años. Porque en esta crisis sanitaria es más necesario que nunca seguir apoyando los programas de inmunización, para evitar sumar a la COVID-19 otras pandemias que sí podemos prevenir.  

La Fundación ”la Caixa” lleva diez años colaborando con GAVI The Vaccine Alliance tras ese propósito humanitario. Una década colaborando y luchando para hacer llegar a todos los niños y niñas una vacuna ya existente y de reconocida eficacia, pero que sin embargo no es de acceso universal. Y todavía queda mucho más por hacer. De ahí que el Giving Tuesday sea una oportunidad fantástica para que pongamos nuestro granito de arena en revertir esta tragedia.

No obstante, la solidaridad no es cosa de un día. Es una labor que requiere de apoyo constante. Así lo entiende por ejemplo José Miguel Leoz Astrain, director financiero de la empresa familiar Zoel Mir, S.L. Esta distribuidora de repuestos del automóvil, con sede en Pamplona y delegaciones en Madrid y Málaga, lleva ya tres años apoyando las campañas a favor de la vacunación infantil que desarrolla la Fundación ”la Caixa”.

 

Ilustración de una jeringuilla y una hucha

 

“Siempre me ha movido ayudar a la infancia, pero nos decantamos por colaborar en esta iniciativa por ser un proyecto necesario, además de muy sólido y prolongado en el tiempo”, nos cuenta. “Sin desmerecer otro factor muy atractivo, y es que el dinero que aportamos los donantes se multiplica por cuatro”. Ese es el compromiso de la Fundación ”la Caixa” y de un socio de excepción como la Fundación Bill & Melinda Gates: entre ambos cuadruplican las aportaciones que hacen empresas y particulares. “Así que llevamos tres campañas, pero tenemos idea de seguir en los próximos años. Al menos si la empresa sigue como hasta ahora”.

Zoel Mir es la aventura empresarial de cuatro hermanos, y “por fortuna nos va bien”. De modo que hace ya mucho decidieron dedicar “el famoso 0,7 % a causas solidarias, porque creemos en la responsabilidad social. Y más aún como empresa. ¡No es ni siquiera el 1 % de los beneficios!”,

El alma viajera de José Miguel le ha permitido ser consciente de las diferentes circunstancias que se viven en el mundo. “Me considero un privilegiado. Así que, ¿por qué no compartir un poquito de lo mío con quién lo necesita? Me siento mejor porque mi solidaridad me hace formar parte de algo más grande”. 

Y no solo son palabras: las causas que se apoyan en esta empresa navarra son varias. Además de colaborar a través de la Fundación ”la Caixa” en proyectos de vacunación infantil, también están involucrados en otras dos iniciativas, siempre con el nexo común de paliar las necesidades de niños del mundo.

CaixaBank Empresas colabora con Gavi the Vaccine Alliance desde sus inicios hace más de diez años, una colaboración que va de la mano de los clientes empresas, como la de José Miguel, quienes demuestran que la responsabilidad social de las organizaciones es posible aunque corran tiempos difíciles. De hecho, Alberto Pardo, director de CaixaBank Empresas en Pamplona, nos cuenta que José Miguel rápidamente se dispuso a colaborar la primera vez que le habló de los programas de vacunación infantil. “Por regla general, los empresarios con los que tratamos son muy receptivos a esta iniciativa”. Una buena muestra del compromiso del tejido empresarial para ayudar a los demás a través de proyectos solidarios. Cada uno en su justa medida. Pero como dice José Miguel, “muchos pocos hacen mucho, y la causa de la vacunación infantil lo necesita ahora más que nunca”

 

Texto: Armando Cerra