Hoy, Día Mundial contra el Cáncer, tenemos una buena noticia para ti: cada vez estamos más cerca de desterrarlo de la lista de enfermedades más mortales. Es así gracias al esfuerzo y compromiso de todos: de la ciudadanía, los pacientes, las instituciones y empresas comprometidas, pero sobre todo del trabajo de una enorme red global de investigadores y personal sanitario que trabajan con la clara determinación de dar en la diana del cáncer y convertirlo en una enfermedad curable o, cuando menos, crónica. Nos lo cuenta el Dr. Josep Tabernero, director del Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO), formado por más de 400 profesionales y con el que colabora, desde hace más de una década, la Fundación ”la Caixa”.

Sí, es así. Actualmente el cáncer sigue causando demasiadas muertes. Las cifras son claras: en España provoca una de cada cuatro muertes, y en el resto del mundo se lleva a 10 millones de personas cada año. Sin embargo, para el Dr. Tabernero, esta enfermedad ya no es sinónimo de muerte. De hecho, dice que en la mayoría de casos se consigue que los pacientes sobrevivan, si se diagnostican en fases iniciales.

La clave está en acorralarla desde tres frentes: la prevención, el diagnóstico y el tratamiento. “En la última década hemos asistido a avances científicos sin precedentes que nos han ayudado a diagnosticar la enfermedad mejor y en fases más tempranas, y a poder tratarla de forma más efectiva con la medicina oncológica personalizada, incluso en algunos pacientes en los que el tratamiento estándar ha dejado de funcionar”, cuenta.

 

Camino hombre luz

 

Como ya expuso el Dr. Tabernero en el ciclo Debates de vanguardia, investigación y salud, impulsados por la Fundación ”la Caixa”, los principales progresos han permitido conocer mejor cómo funciona el cáncer: cómo es, qué lo origina, cómo se extiende. O lo que es lo mismo, conocer la biología molecular de los tumores, su genoma. “Eso nos ha dejado aterrizar en la medicina de precisión, cada vez más personalizada, y desarrollar nuevos tratamientos contra alteraciones muy concretas”.

Otro avance importante son los sistemas de control de la enfermedad. Y hoy en día, se puede monitorizar la evolución de los tumores a tiempo real con una sola muestra de sangre. “Esto se llama biopsia líquida y ha supuesto una revolución tanto en el diagnóstico como en el tratamiento de los tumores”, explica el investigador. “Sin olvidarnos de la inmunoterapia, la gran revolución en oncología, y con la que estamos investigando cómo ayudar a nuestro cuerpo a luchar contra las células tumorales”.

La aportación del VHIO a la investigación es muy relevante: a través de la Unidad de Investigación de Terapia Molecular del Cáncer (UITM) – Fundación ”la Caixa”, ha contribuido a aprobar 30 fármacos que han permitido a muchos pacientes mejorar su supervivencia al cáncer y su calidad de vida. Esto ha sido posible gracias a la participación en consorcios y proyectos con otros centros de prestigio de todo el mundo, a su modelo pionero de investigación multidisciplinario y a su rápido traslado a la práctica clínica; y todo ello lo ha convertido en uno de los centros más importantes de Europa para tratar esta enfermedad de forma rápida y efectiva.

“Estamos integrados en el Campus Vall d’Hebron y, de esta forma, se pueden trasladar rápidamente los resultados de los experimentos a los pacientes. Este modelo único nos ha permitido tener un papel determinante en muchos de los descubrimientos innovadores que se han producido en los últimos años”, cuenta el Dr. Tabernero.

Por eso, la colaboración de las personas que están transitando por esta enfermedad también es fundamental. De hecho, 3 de cada 10 pacientes oncológicos del Hospital Vall d’Hebron están incluidos en algún ensayo clínico de fase I en el VHIO, algo sin precedentes en el mundo. “Son personas que ya han recibido otros tratamientos sin éxito, así que para ellos es una oportunidad de acceder a una nueva terapia que pueda servir para controlar o, incluso, hacer remitir su enfermedad”. De hecho, este fue el caso de Ricard, que pudo recuperarse de un cáncer de colon. “Hoy, esos tratamientos experimentales están aprobados y son comercializados”, dice el Dr. Tabernero.

Aunque la investigación ha avanzado mucho en los últimos años, el Dr. Tabernero insiste en la importancia de poner el foco en la prevención. Se ha demostrado que llevar un estilo de vida saludable nos ayudaría a reducir casi la mitad de los tumores que se ven en las consultas. “Cuando hablamos de hábitos de vida saludables nos referimos a reducir la obesidad y el sedentarismo, alimentarse con una dieta mediterránea y equilibrada, evitar el tabaco, moderar el consumo de alcohol, controlar la exposición al sol y a tóxicos, realizar las vacunaciones antivirales recomendadas y los programas de cribado del cáncer que correspondan a cada persona por sexo, edad o enfermedades asociadas”, aclara.

Mientras tanto, ellos seguirán en sus laboratorios recibiendo muestras, valorando parámetros, observando a través del microscopio. “Creo que todos los que nos dedicamos a la oncología, ya sea desde la vertiente más asistencial como desde la investigación, queremos que llegue el día en que podamos disponer de un tratamiento para cada enfermo de cáncer y conseguir curarlo, o cronificarlo. Y aunque todavía queda un largo camino por recorrer no descansaremos hasta acercarnos cada vez más a ese objetivo”, defiende Josep Tabernero.

 

Ilustración: Daniel Diosdado