Para el creador y activista Isaías Griñolo (Huelva, 1963) la palabra avalancha contiene “todos los prejuicios y connotaciones negativas” que la sociedad y los medios de comunicación pueden aplicar al fenómeno de las migraciones. Convencido de que “no existe una persona ilegal”, sino situaciones administrativas que permiten o no su regularización, este veterano artista plástico se encuentra inmerso en la preparación de Avalancha, un proyecto de Art for Change ”la Caixa” —formado por performances, recitales poéticos y una película documental— que se hace una pregunta fundamental: “¿Qué es Europa hoy?”.

Con la cámara al hombro pero, como diría Machado, ligero de equipaje y prejuicios, Isaías Griñolo lleva meses recorriendo el Mediterráneo —de Ceuta a Sicilia, de Melilla a Libia, de Marruecos a Túnez— haciendo la misma pregunta a personas de toda condición: ¿Qué es Europa hoy? “Sorprenderá comprobar que casi todo el mundo responde cosas muy parecidas. Quizás lo resuma muy bien una frase que me dijo un poeta en Túnez, al que entrevisté en una playa fronteriza con Libia, donde se dedica a rescatar cadáveres de la orilla para darles sepultura”. La respuesta fue tan contundente como lírica: “Europa es la luz a su pesar”.

 

 

Con este leitmotiv, el artista onubense, cuya obra está caracterizada por su enorme compromiso social y vocación de denuncia, construye Avalancha, un proyecto multidisciplinar acogido en el programa Art for Change ”la Caixa” con el que está recorriendo las diferentes esquinas del Mediterráneo en busca de una respuesta que quizás no exista. “El Mediterráneo es hoy en día un campo de batalla en el que mueren muchísimas personas”, reflexiona Isaías. Es por esto que parte esencial de su trabajo de campo se está centrando y está dando voz a personas, héroes anónimos en su mayoría, dedicados a la dignificación de los migrantes, tanto de los que consiguen sobrevivir, como de los muertos en el camino. Con todo este material, prepara una película documental de seis capítulos que expondrá junto a materiales encontrados en sus viajes y que acompañará de performances poéticas en el proyecto que ha titulado Avalancha: “Quería usar la palabra maldita para después poder desmontarla”, explica.

Durante el metraje de Avalancha conoceremos historias como las de Domenico Guarano, monje dominico perteneciente al Forum Antirazzista de Italia, entrevistado en el cementerio de Palermo (Sicilia), donde consiguió enterar a 58 ignotos (personas sin nombre fallecidas en alta mar, a las que poco a poco ha podido ir identificando). También la de Domenico Lucano, alcalde de la localidad italiana de Riace, al que el Ministro de interior de Italia, Matteo Salvini, ha declarado enemigo público. Lucano fue considerado por la revista Fortune como una de las 50 personas más influyentes del mundo por el proyecto de acogida de migrantes que había desarrollado en su pueblo. Salvini ha conseguido que la justicia lo “destierre” de su localidad y lo inhabilite como alcalde.

O, más cerca en el mapa, Avalancha cuenta también con el testimonio de Rosario Rodríguez Lara, entrevistada en el cementerio de Barbate delante de la tumba de Samuel (el niño de 5 años que apareció ahogado en la playa de esta localidad gaditana, un caso muy parecido al del niño Aylan, hallado en aguas turcas, que conmocionó a la comunidad internacional). Rosario, con su pensión de 586 euros, le compró el nicho donde ahora reposa y al que todos los días va a velar.

“Este proyecto es un trabajo nómada”, explica Isaías, “que se articula desde el movimiento” y, con base en ello, incorpora a los contactos establecidos en las marchas a El Tarajal, a las que cada año se suma para conmemorar la tragedia de 15 personas de origen subsahariano muertas junto al espigón marítimo fronterizo de El Tarajal en el 2014. Todo ello tiene como objetivo “pensar un proyecto audiovisual híbrido donde se dan cita el ensayo fílmico, las prácticas performativas, las entrevistas, las lecturas poéticas y el acopio de materiales para, de manera interdisciplinar, mostrar otros modos de construir una Europa más humana”, asegura el artista.

Asimismo, junto con la película, la performance que acompañará su estreno —La agonía de Europa (el yo en la sombra)—, desarrollará dos líneas de trabajo: de un lado, la colaboración con el poeta Antonio Orihuela y el cantaor Javi Triana; del otro, la colaboración con un grupo de 10 mujeres de la asociación Caravana Abriendo Fronteras. Sus relatos nos situarán en paisajes y paisanajes desde donde mirarnos: Ceuta y Melilla.

 

Texto: Amalia Bulnes
Ilustración: Alba Blázquez