En un parque lleno de niños y adolescentes expectantes, con mucha camiseta del Barça por firmar y ganas locas de hablar y jugar con sus ídolos, puede que sea la sonrisa de Ronaldinho y su juego sambado lo que despierta pasiones. Pero cuando llega ese guerrero noble que es Carles Puyol, a los pequeños se les enciende la mirada.

El pasado 26 de septiembre, Puyol y Ronaldinho inauguraron un nuevo Cruyff Court con el apoyo de la Obra Social ”la Caixa”, la Fundación Cruyff y la Fundación FC Barcelona en Les Roquetes, un pequeño municipio de El Garraf que pocas veces ha visto pasar a estrellas de este calibre.

Los Cruyff Courts son campos de uso libre y están pensados para que todos los chavales, sobre todo en los barrios más desfavorecidos, estén activos, puedan jugar en condiciones, aprendan a mimar el balón y, de paso, a ser responsables y tolerantes y a trabajar mejor en equipo.

 

 

El de Les Roquetes se suma ahora a los campos apadrinados por Hristo Stoichkov, Sergio Busquets, Gerard Piqué y Xavi Hernández, entre otros. En total, está prevista la construcción, el mantenimiento y la dinamización de 15 campos en toda Cataluña. Y en todos ellos pervivirá la visión de Johan Cruyff. Su objetivo final: transformar espacios y transformar vidas. “Yo si hubiera tenido un Cruyff Court cerca de pequeño”, dijo Puyol, “¡habría instalado una tienda de campaña y dormido allí!”

En la inauguración del campo de Les Roquetes, Ronaldinho se ganó a los pequeños con su sonrisa y su juego. Puyol estuvo consolando durante un buen rato a un niño indignado porque había fallado un penalti. De hecho, se cuentan a decenas los gestos y anécdotas públicas con las que Puyol, además de un defensa excelente, ha demostrado ser un ejemplo para grandes y pequeños. Como, por ejemplo, cuando mandó a sus compañeros del Barça parar de celebrar un gol en el córner del estadio del Rayo, porque lo consideraba una falta de respeto a los aficionados, ya que el resultado era muy abultado.

Jugadores como él y muchos de sus compañeros son símbolo de esos valores que Johan Cruyff y los proyectos de la fundación que lleva su nombre siempre han intentado transmitir. “El deporte te da valores esenciales que luego te sirven para la vida: el respeto al compañero, el esfuerzo, la perseverancia, no hundirte cuando las cosas van mal, no creerte el mejor cuando te sale algo bien…”, expresó Puyol durante nuestra charla. Y cuando terminó con nosotros, tuvo tiempo para hablar, hacerse selfies y firmar camisetas, junto a Ronaldinho, con todos y cada uno de los niños que se lo pedían entre gritos de ilusión.

 

Texto: Germán Aranda
Ilustraciones: Ricardo Polo