Encontrar una foto de una jugadora en acción. Luego, una de la plantilla. Imprimir, recortar, plastificar… Y así hasta 368 veces. Es lo que tuvo que hacer una madre de Badajoz para que sus hijas, grandes aficionadas al fútbol, pudieran tener un álbum de cromos de la Liga Femenina de fútbol. “Si no existe, habrá que inventarlo”, que dicen. Ahora, un ciclo de conferencias del Palau Macaya de Barcelona también quiere rescatar del olvido algunas figuras femeninas destacadas en la historia de los derechos humanos, completando un álbum de cromos imaginario al que, hasta la fecha, le faltaba “la otra mitad”.

Los sociólogos llevan tiempo advirtiéndolo: el llamado “filtro burbuja” de internet —ese que hace que veas anuncios de zapatillas en Facebook tras bucear por tiendas de ropa on-linepone en riesgo el pensamiento crítico. El verdadero conocimiento nace del encuentro de opiniones distintas a la nuestra, de todo aquello que queda fuera de la burbuja.

Por suerte, en la vida off-line hay lugares como el Palau Macaya de la Obra Social ”la Caixa”, que, si por algo se caracteriza, es por ser un punto de encuentro de ideas y personas, un lugar donde las opiniones más diversas se llevan a debate. Las cifras lo ratifican: más de 700 actividades organizadas a lo largo del curso 2017-2018 y un incremento del público en un 32 % respecto al año anterior. Desde el 2013, el Palau Macaya también es la sede barcelonesa del Club de Roma, responsable de haber llenado este último año de conferencias la mar de interesantes acerca de la democracia, el desarrollo sostenible y hasta el transhumanismo.

 

 

Y precisamente de este grupo global de pensadores llega uno de los platos fuertes de la próxima temporada: el ciclo de conferencias “Mujeres que marcaron la historia de los derechos humanos”. Porque, ¿qué sentido tendría celebrar el 70º aniversario de la Declaración de los Derechos Humanos con un álbum de recuerdos incompleto?

Las charlas empezarán con un repaso a la figura de Eleanor Roosevelt, quien luchó por el derecho al voto de las mujeres y lideró la comisión que, en 1948, redactaría el texto que sustenta nuestras sociedades: la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

De “rosas” irán las sesiones de noviembre y diciembre.

Por un lado, el periodista Antoni Bassas presentará a Rosa Parks, quien solo necesitó una palabra (“no”) para cambiar la historia de Estados Unidos: en la América de los años 50, los afroamericanos, por ley, debían ceder el asiento a los blancos en el autobús. Un día Parks se negó. La arrestaron, pero su ejemplo encendió la mecha de una lucha por los derechos de los afroamericanos que no volvería ya a apagarse.

Por otro lado, la maestra Rosa Sensat y su firme apoyo a la escolarización de las niñas en el sistema educativo catalán serán los protagonistas de la última sesión, ya en diciembre. Hablará de ello Rosa Maria Pujol, oceanógrafa y presidenta de Amigos de la Unesco.

Al final, los seres humanos vivimos de dos cosas: de aire y de identidad. En libros y pelis, nos emocionamos con historias de personajes ficticios porque hay algo en ellos en lo que nos reconocemos y que a la vez admiramos. Y el problema es que, como señala un estudio publicado en Science, la falta de referentes femeninos en campos como la ciencia y la filosofía lleva a que las niñas de 6 años en adelante se crean menos listas que los niños de su edad. Por eso crear un álbum de cromos de la Liga Femenina de fútbol no es solo hacer manualidades y recuperar las figuras de estas mujeres no es un simple ejercicio de arqueología. De lo contrario, pequeños detalles como estos sirven, como mínimo, para que las niñas de hoy se atrevan a soñar en grande el mañana.

 

Fotografía: Rita Puig-Serra