Resulta cansino ese referirse a las señoras mayores con tan tradicional condescendencia. Se trata, en realidad, de un juicio tan repetido y tan erróneo que afea a quien lo emite”. Así contestaba el domingo pasado Elvira Lindo a unas declaraciones del director de cine Álex de la Iglesia que, en una entrevista reciente, pareció decir que ir a ver pelis al cine es cosa del pasado, y al pasado pertenecen las personas mayores. El asunto se zanjó con unas divertidas disculpas del director, pero ha servido para poner sobre la mesa algo muy importante: que los mayores ya no hacen cosas de mayores.

Como apuntaba Elvira Lindo en su columna, hoy en día las personas mayores no son ya esos jubilados que van a ver las obras porque no tienen nada mejor que hacer. Además de pasar tiempo con sus familiares, el 91 % lee, escucha música y sale habitualmente a cenar por ahí. El 74 % va a museos, el 57 % a conciertos, y el 81 % hace deporte a menudo (desde largas caminatas hasta natación, pasando por baile y gimnasia). Y a más del 20 % aún le sobra tiempo para hacer voluntariado. Así lo indican los datos recogidos por el informe “Retrato de un jubilado en España”, elaborado por VidaCaixa y la Obra Social ”la Caixa”.

 

 

Y cuando un vídeo en YouTube se convierte en viral, también puede que sea gracias a los jubilados. Y es que más de la mitad visitan esta página una vez a la semana. Además, el 65 % usa Facebook mínimo una vez al día. Ni siquiera WhatsApp o Skype se les resisten: el 70 % escriben mensajes —¡cuántas recetas nos han salido bien gracias a poder whatsappear con nuestra abuela!— y el 20 % se atreve con las videollamadas.

¿El secreto de una jubilación tan plena? La planificación. Hay que ser conscientes de que el tiempo pasa para todos, y por eso es importante cuidarse y no esperar a que llegue para empezar a pensar en ella. La voz de la experiencia recomienda llevar una buena alimentación, y empezar a ahorrar cuanto antes: calcular los costes que se tendrán al jubilarse o contar con un asesor son los principales consejos que los que ya se han jubilado dan a quienes están en camino.

En definitiva, todos los datos del estudio apuntan hacia la misma dirección: la idea de un jubilado como alguien retirado de la vida no es más que un estereotipo. Y, si no, que se lo digan a Fauja Singh, que empezó a correr a los 89 años y se convirtió en el corredor más anciano del mundo al completar la maratón de Toronto con 100 años. O al australiano Allan Stewart, que a sus 97 años se sacó su cuarta carrera universitaria. O a la icónica Daphne Selphe, que empezó sus andaduras como modelo a los 70. Son solo ejemplos, pero cualquiera de los jubilados entrevistados en el informe estará de acuerdo: la jubilación es solo el principio.