Si, como decía el escritor Isaac Asimov, “la ciencia es una sola luz e iluminar con ella cualquier parte es iluminar el mundo entero”, las vías de investigación en materia de salud de hoy son el faro que mejor nos puede guiar hasta ese mundo que soñamos.

Y en nuestro mundo, lo más esencial, lo imprescindible, son todas aquellas personas y entidades que, día a día, llevan a cabo proyectos para construir una sociedad mejor y más justa para todos. Una labor continua a la que la Obra Social ”la Caixa” ha querido rendir homenaje en su campaña #ConLosImprescindibles. Entre ellos, por supuesto, se encuentran los profesionales de la investigación científica, actualmente una de las vías más prometedoras para alcanzar ese futuro optimista imaginado. Y es que la producción de conocimiento científico se multiplica por dos cada nueve años y, gracias al big data, se abre para la ciencia un futuro aún más esperanzador. “El volumen de datos generados por la investigación genética es ya equiparable al generado por la astronómica”, señala Jaume Giró, director general de la fundación.

Avanzamos a una velocidad imparable y nos acercamos a posibilidades que hubieran dejado de piedra a nuestros padres. Informáticos, biólogos, ingenieros y médicos trabajan juntos como nunca antes y, como ciudadanos, podemos ver cómo esta velocidad de la ciencia y el conocimiento se traslada a nuestra vida.

 

 

El horizonte que se abre con esta suma de esfuerzos es tan prometedor que inversores, empresarios y centros de investigación de todo el mundo están poniendo su dinero en proyectos tan osados como ambiciosos. Giró explica: “La Fundación Bill y Melinda Gates lucha contra la malaria a través de la ingeniería genética. Mark Zuckerberg y su esposa, Priscilla Chan, han puesto en marcha una iniciativa para que de aquí a finales de siglo todas las enfermedades se puedan curar o se conviertan en crónicas. En China, se ha fundado una empresa para crear un sistema de vigilancia de la salud basado en inteligencia artificial. Novartis e IBM han firmado un acuerdo para acelerar el descubrimiento de nuevos fármacos para tratar el cáncer. Y en el 2016 nuestra fundación invirtió 30 millones de euros en investigación, con la previsión de triplicar la cantidad para el 2019”.

La labor del Instituto de Oncología de la Vall d’Hebron, la de la Sociedad Española de Cirugía Torácica y el CNIC por las enfermedades cardiovasculares, las investigaciones de la doctora Mara Dierssen acerca del síndrome de Down y, en definitiva, los resultados de todos y cada uno de los 70 institutos y centros apoyados por la Obra Social ”la Caixa”, todos ellos constituyen una base científica para un inspirador optimismo capaz de convencer hasta a los más escépticos de que la investigación y el progreso científicos, hoy, están más vivos y son más necesarios que nunca. Todos los indicadores (esperanza de vida, mortalidad infantil, índices de escolarización y pobreza) muestran los mejores niveles de la historia. Y si hacemos caso a Barack Obama: “Considerando toda la historia de la humanidad, el tiempo actual es el mejor para vivir”.