El Hospital Universitario Vall d’Hebron y ”la Caixa” inauguraron el 3 de octubre un centro pionero de investigación y tratamiento de la migraña. Allí la neuróloga Patricia Pozo-Rosich, becaria de ”la Caixa” de la promoción 2003, y su equipo estudian la respuesta del cerebro de pacientes con migraña a ciertos estímulos, como la luz y el ruido. Su objetivo final, además de minimizar los efectos incapacitantes de esta enfermedad, es conseguir predecir e incluso programar los ataques. Por ahora, el conocimiento que van adquiriendo ayuda a avanzar en la prevención y tratamiento de esta enfermedad, invisible, pero tan presente: el 12 % de la población la sufre en España, cifra que se eleva al 20 % en el caso de las mujeres.

Patricia Pozo-Rosich estaba cenando. Era la última semana de octubre del 2014. En plena crisis económica, todos los presupuestos se recortaban y el disponible para ciencia e investigación no era una excepción. “Estábamos en un momento muy desalentador”, cuenta la doctora y científica, que lleva años reivindicando la importancia de la investigación en migraña. Fue en aquel preciso instante en el que tuvo una idea que lo cambió todo: con el estudio de la migraña se puede ayudar a toda la población, no solo a los que la sufren.

 

La neuróloga Patricia Pozo-Rosich estudia cómo tratar la migraña

 

Patricia afirma que estudiando la migraña podemos conocer y desvelar el funcionamiento adaptativo de nuestro cerebro, así como con el estudio de la enfermedad de Alzheimer descubrimos cómo aprendemos y memorizamos. Según la neuróloga, entender cómo el cerebro migrañoso se adapta constantemente a los cambios y estímulos ayudará a crear condiciones de vida más beneficiosas para todas las personas, sufran o no migraña. “Influyen características de nuestro entorno directo, como la iluminación, los ruidos o los colores, que hacen que nuestro cerebro esté más o menos cómodo, relajado y cognitivamente ágil”. Pero también otros ingredientes como el movimiento: “Cuando te mueves, tu cerebro se relaja”, asegura.

A principios del pasado octubre se hizo por fin realidad gracias a la ayuda de ”la Caixa” el Migraine Adaptive Brain Center, un centro de investigación y asistencial pionero en el tratamiento de la migraña en España. Liderado por Patricia, el equipo de investigación busca romper el círculo vicioso de la migraña: una enfermedad con elevados costes económicos para el sistema sanitario y que muchas veces lleva a la sobremedicación para intentar aliviar el dolor. Las conclusiones y nuevos tratamientos que se consigan en este centro proveerán a su vez a los Centros de Atención Primaria de información que les permitirá ofrecer a los pacientes una atención más efectiva y personalizada.

Actualmente, en esta unidad de investigación se llevan a cabo diferentes estudios basados en la epigenética (una rama de la ciencia que se fija en la activación y desactivación de nuestros genes), la bioquímica (se fijan, por ejemplo, en la proteína CGRP, sobreexpresada en el cerebro migrañoso y que aumenta el dolor en los ataques), la neurofisiología (que estudia el funcionamiento cerebral de forma activa, estimulándolo) y la neuroimagen (con la que se obtienen imágenes del cerebro migrañoso en diferentes momentos del ciclo).

“Ahora mismo estamos buscando a esas personas a las que nunca en su vida les duela la cabeza”, cuenta la neuróloga. Y es que su equipo necesita comparar los resultados de pacientes con migraña (que los tienen, y muchos) con los que no padecen esta dolencia. Así que si, hagas lo que hagas, nunca tienes dolor de cabeza y, como dice la doctora, “te gustaría ayudar al mundo”, puedes presentarte como voluntario mandando un correo. Para saber más sobre esta enfermedad, consulta la página de divulgación “Mi dolor de cabeza” que Patricia ha creado junto a otros especialistas.

 

Texto: Laura Calçada
Fotografía: Mònica Figueras