El coronavirus nos ha cambiado la vida a todos, no precisamente a mejor. Pero como decían las abuelas, “si la vida te da limones, haz limonada”. Con este leitmotiv en mente se ha reinventado el proyecto teatral También Estás Aquí, seleccionado en la convocatoria de Art for Change ”la Caixa” del 2019. La idea original era construir una pieza teatral que mezclara personas con y sin trastorno del espectro autista (TEA). A raíz de las medidas de confinamiento, el equipo artístico decidió viajar a los años 40 y crear una obra de radioteatro. “Como dice su directora, Paloma de Pablo, “a todos nos han dado limones en la vida y lo importante es ver qué haces con esos limones: si decides oprimirte, reprimirte y llorar con el ácido, o al revés, exprimirlos, sacar el jugo y disfrutar de la limonada”.

Paloma de Pablo es maestra de educación infantil, logopeda y, por encima de todo, actriz. Esta valenciana residente en Madrid descubrió el teatro social durante un Erasmus en Helsinki en su época de estudiante en la Real Escuela Superior de Arte Dramático de Madrid. Quedó fascinada. Y en su proyecto de final de carrera decidió hacer un monólogo de una niña con síndrome de Asperger. Durante el proceso de investigación y documentación para crear el personaje, se puso en contacto con la Asociación Asperger Madrid y terminó haciéndose voluntaria. “Me enamoré de los chicos, de su manera de ver la vida. Fue realmente ese monólogo lo que me acercó al mundo del autismo”.

 

Una obra que combina radio y teatro

 

En el 2015, a los chicos de la entidad se les preguntó qué actividad les apetecía y la respuesta más popular fue “teatro”. “A todos nos sorprendió”, dice Paloma, “porque una de las dificultades de las personas con TEA es la interrelación social, y claro, el teatro es pura exposición y pura empatía”. Llevaron a cabo la actividad, que fue todo un éxito, tanto para los chicos como para los familiares, que les observaban en escena y no se creían que su hijo o hija fuera capaz de memorizar un texto o determinadas acciones y exponerse delante de 50 desconocidos. “Fue una experiencia maravillosa, que me llevó finalmente a crear También Estás Aquí.”

El proyecto lleva ocultas en su título las siglas del autismo (TEA) y busca hacer partícipe de este mundo a toda la sociedad. Para Paloma, es una forma de decirles “vosotros también estáis aquí, estáis compartiendo este planeta con personas con TEA. Así que tratemos todos de ser un poquito más empáticos”.

En palabras de la dramaturga Nieves Rodríguez Rodríguez, “También Estás Aquí es una narración coral en que la gestualidad y la poesía se funden. Un universo que pretende destruir las fronteras entre lo que denominamos normal y diferente. Un espejo que nos permite ponernos en la piel de las personas con síndrome de Asperger cuando se enfrentan a momentos cotidianos en la familia, la escuela o el trabajo. El proyecto pretende sembrar una semilla de esperanza y ver cómo crece un árbol.”

En origen y de forma resumida, el proyecto consistía en ensayos y talleres presenciales, además de visitas de artistas invitados —el actor y director Jesús Cracio, el bailarín Andoni Larrabeiti, Ramón Langa (la voz en español de Bruce Willis) y Jesús Vidal (Campeones). También tenían previstas tres sesiones con familiares, estudiantes y empresas para concienciar a esas tres grandes patas en la vida de cualquier persona. “La familia es la primera relación que establecemos en la vida, por eso es tan importante”, afirma Paloma. “Luego, en la etapa escolar muchas personas con TEA sufren acoso y es necesario que los estudiantes se sensibilicen. Finalmente, en el terreno laboral, es dificilísimo que una persona con TEA consiga un trabajo. Y ellos lo necesitan para poder independizarse”.

Los ensayos empezaron el pasado noviembre y el compromiso de los participantes con el proyecto ha sido máximo. No han faltado un día (salvo causas de fuerza mayor) y han aprendido muchísimas cosas: en el aspecto corporal, motriz, sensorial, a trabajar en equipo, a confiar en sí mismos y todo tipo de habilidades sociales que les pueden facilitar su plena integración. Además, según la directora, “para ellos, el hecho de entablar relaciones con personas que no tienen TEA supone una inyección de adrenalina muy bestia, porque todas las actividades que suelen hacer son en asociaciones que están hechas por y para personas autistas. Así que salir de la burbuja con este grupo mixto de teatro les da alas para volar”.

Este mes de marzo, cuando cerraron las escuelas, la directora decidió, muy a su pesar, suspender los ensayos presenciales hasta nuevo aviso. La noticia, por supuesto, fue un shock para todos. “Ellos no llevan bien la incertidumbre, les provoca un estrés que, al final, se transforma físicamente en acciones, estereotipias, que es lo que ellos utilizan para calmarse”, cuenta Paloma. El hecho de estar encerrados en casa no ayuda y los puede llevar incluso a autolesionarse. Por eso se estableció un protocolo para personas con TEA durante el confinamiento, gracias al cual pueden hacer salidas terapéuticas llevando un brazalete azul para identificarse. Todos los participantes han demostrado, pese a los obstáculos, una gran capacidad de adaptación. Según Paloma, realmente se nota que física o digitalmente “es una actividad que les gusta, en la que ellos se sienten escuchados, queridos, comprendidos”.

Ahora la directora tiene reuniones vía Skype con los actores para orientarles en la interpretación, aunque, como ella misma cuenta, “ensayar por Skype cuando no son actores profesionales y, además, les cuesta en general mantener la concentración resulta complicado”. Por su parte, el musicólogo, el director de arte y la documentalista trabajan a contrarreloj para montar las diferentes partes de la obra de radioteatro, inspirada en vivencias de las personas con TEA. ¿El objetivo? Que todo esté listo para el estreno, el día 5 de abril, que en lugar de en el festival Visibles del Teatro Tarambana, como estaba previsto, será en formato podcast. El resto de las actividades con empresas y escuelas se replantearán también a partir de la pieza de radioteatro. “La buena noticia es que el formato digital nos abre las puertas a llegar a mucha más gente”, apunta la directora. Realmente, todo es cuestión de actitud, y no hacer limonada cuando te dan limones es una oportunidad pérdida.

 

Texto: Marta Puigdemasa
Ilustraciones: Tamara González