Las personas somos máquinas de tiempo. Y, aunque de vez en cuando alguien tenga que recordárnoslo, cada segundo que marca la aguja del reloj es nuestro. Dentro de unos parámetros, podemos decidir cómo invertirlo. Y hay tiempo para todo: tiempo para trabajar, tiempo para divertirse y, seguramente el que más recompensa, tiempo para regalar y ayudar a otros.

Hoy, Día Internacional de los Voluntarios, llega con muy buenas noticias: el número de actividades ha aumentado casi un 50% y los voluntarios de ”la Caixa”, que ya son más de 10.000, han dedicado más de 67.000 horas a construir una sociedad mejor. Lorenzo Rubio, voluntario en tesorería desde hace varios años, nos habla de lo imprescindible de esta labor.

“Que un niño de un barrio desfavorecido gane un premio de ajedrez y en su cara veas que ha sido lo más importante del mundo para él. Que un ingeniero brillante que ha tenido la mala suerte de sufrir un ictus esté contento porque tiene a alguien con quien hablar ¡dos horas a la semana! Que una niña de 6 años con problemas físicos te dé un abrazo durante un paseo… marca bastante, la verdad”, nos cuenta Lorenzo. “En esta sociedad hay mucha gente necesitada que no podemos ni debemos apartar ni olvidar.”

 

 

El fin de su actividad laboral marcó el inicio de su nueva vida. “Me jubilé en julio y en septiembre ya me había apuntado al programa. Tuve claro desde el primer momento que quería hacer el voluntariado en ”la Caixa”. La Obra Social ”la Caixa” dedica 500 millones de euros cada año a la acción social, incluso en la época de la crisis, que creo que no hay nadie que lo haya hecho en Europa”, explica Lorenzo.

Los voluntarios transmiten valores y promueven la conciencia social. Se encargan de programas que fomentan la cultura y el deporte en los niños, acciones de reinserción social, campañas contra la pobreza, asesoramiento de ONG internacionales… “Colaboramos con ONG como Cruz Roja o Cáritas y con entidades locales. Ayudamos a la sociedad en general a crecer de una manera más igualitaria”, afirma orgulloso. Y así es: gracias a su tiempo y dedicación, por ejemplo, se han recogido 50.000 litros de leche y más de 33.170 kilos de alimentos, y se han recaudado más de 25.500 euros destinados a entidades sociales.

Gracias a voluntarios como Lorenzo, se realizan una media de ocho actividades de voluntariado al día, y cada una mejora la vida de unas 55 personas. En el conjunto de España la cifra alcanza los 135.383 beneficiarios. “Pero, realmente, la persona voluntaria recibe más de lo que da. Te da autoestima, te permite practicar tus habilidades, te mantiene activo, sobre todo si eres jubilado… ¡El voluntariado da vida a la vida!”, afirma convencido antes de mandar un mensaje a los futuros voluntarios: “Pruébalo una vez y verás como no lo dejas nunca más”.

 

Fotografía: Pablo de Pastors