Con veintiséis años, y a pesar de su autismo, Jorge García Torres ha construido su propia vida. Ha tenido la suerte de contar con el apoyo incondicional de su familia, aun con las dificultades que comporta su trastorno. El padre de Jorge recuerda que, de niño, siempre hacía lo contrario de lo que se le pedía. También ha sabido aprovechar las herramientas que ha encontrado en la Fundación CEDES. A los seis años le enseñaron a expresar todo su potencial, y pasó de ser un pequeño terremoto a ser un chaval que descubrió las cosas que más le apasionan, y que todavía hoy mantiene. 

Jorge es un forofo del equipo de fútbol de su ciudad, Zaragoza, y adora los mapas políticos. Es capaz de localizar cualquier país del mundo en el mapa y describir su bandera hasta el más mínimo detalle. En la Fundación CEDES también ha hecho amigos, con los que hoy sale a divertirse, y que también se han convertido en compañeros de trabajo. Su capacidad para fijarse en los detalles lo ha convertido en un perfecto ceramista, y habla con entusiasmo de la empresa que han creado, MOSS, de su preocupación por el medioambiente o sus excursiones con los Boy Scouts. 

 

 

CaixaForum Zaragoza es un lugar importante para la vida que se ha construido Jorge. Al igual que sus compañeros de la Fundación CEDES, necesita espacios donde socializar e interactuar con otras personas, y este espacio es perfecto para ello, porque es un edificio intuitivo, donde los chicos y chicas se sienten cómodos, y que además les ha abierto las puertas de par en par. 

Los miembros de la Fundación CEDES son mucho más que compañeros, ya que han compartido toda una vida. En su día se formaron juntos, y ahora siguen compartiendo el trabajo y muchas horas de ocio. Son verdaderos amigos. No solo vienen a ver exposiciones –a veces sin los monitores, en otras ocasiones aprovechando una visita guiada–, sino que también participan en todo tipo de actividades. 

Para Jorge fue especialmente significativa la exposición dedicada a Walt Disney, ya que le encantan los dibujos de esta factoría, y también el proyecto Fotomatón Ciudadano, una iniciativa que desarrollan en conjunto Ruido Photo y CaixaForum. Salieron a la calle a buscar personas y les proponían convertirse en obras de arte. También le encantan los conciertos de jazz, las exposiciones de ciencia y las actividades relacionadas con la música. Todo lo relacionado con el arte mueve y motiva a nuestro protagonista y a sus compañeros.  

De hecho, dice que CaixaForum “es como un árbol en cuyas ramas se posan todo tipo de pájaros”. 

 

Conoce todas las historias de la campaña Persona a Persona aquí.