Ansiedad, desesperanza, vergüenza, defensas bajas, trastornos del sueño… Según infinidad de estudios, no tener un trabajo nos afecta mucho más allá de la mera cuenta corriente. Y al contrario, tenerlo supone el inicio de una nueva vida, una puerta abierta a un futuro prometedor. Un futuro como el de Alejandro Cantero, de Chiclana, que gracias al programa Más Empleo cofinanciado por ”la Caixa” y el Fondo Social Europeo, ha podido abandonar por fin el trabajo precario y temporal para firmar su primer contrato en condiciones. Un gran paso adelante que empezó el día en que puso los pies en la asociación Arrabal-AID, conoció a Teresa Sánchez, una técnica de empleo vocacional, y decidió ponerse manos a la obra.

“Una amiga me recomendó la asociación, y estaba tan desesperado que vine enseguida, sin prejuicios”, nos confiesa Alejandro, un malagueño de 28 años que entró en el programa tras cuatro años de trabajos intermitentes y en negro. “Llegó totalmente perdido, inseguro, ¡ni te miraba a los ojos cuando hablaba!”, recuerda Teresa. “Pero vi que reunía muchas condiciones: era responsable, disciplinado, confiable, venía con muchas ganas de trabajar”, y por eso ella y sus otros dos compañeros de equipo, Pedro y Lorena, decidieron volcarse en él. Así, tras la entrevista inicial, siguieron las sesiones de orientación y motivación, la formación transversal (habilidades sociales, informática, inglés…) y una propuesta de formación específica una vez hubo conseguido sacarse la ESO en la Escuela de Segunda Oportunidad: “¿por qué no estudias para auxiliar de comercio? En Chiclana las únicas salidas son el turismo y el comercio”, argumentó Teresa.

 

Ilustración de una persona que busca su camino hacia un empleo digno

 

“La verdad, yo jamás me lo hubiera planteado y tenía claro que no quería estar de cara al público, pero Teresa me explicó que eso me permitía también colocarme en otro tipo de trabajo, como por ejemplo reponedor”. Por lo que Alejandro se dijo: “Venga, ¡voy a probar!”. Al poco de terminar la formación, el joven realizó prácticas en Carrefour durante unas semanas, y en seguida el supermercado le contrató, primero para el verano y después para todo el año.

“Uno de los puntos clave del éxito de Más Empleo es la intermediación con las empresas. Les explicamos las ventajas que el programa les ofrece, lo óptimo de contratar a alguien que ya conocen y han visto trabajar, el ahorrarse un nuevo proceso de selección… Aunque, por supuesto, también es muy importante el acompañamiento a nuestros usuarios. Que se sientan apoyados, que puedan explicarnos todo lo que les motiva o preocupa durante el proceso”, explica esta técnica volcada con el proyecto desde sus inicios.

Al final, el resultado de todo este esfuerzo en equipo son 76 de 165 usuarios en riesgo de exclusión social insertados en Chiclana, Cádiz, por Arrabal-AID. Y un total de 4.529 personas contratadas gracias al acompañamiento de las entidades colaboradoras del programa ¡solo en el 2019! “Los 263.000 euros que recibimos de ”la Caixa” han sido absolutamente imprescindibles en esta zona tan castigada por el desempleo tras la caída del sector de la construcción; para ampliar nuestra oferta de formación, el material y el personal del centro, y atender a más personas. Sean cuales sean los objetivos que nos marquen para este año, yo voy a intentar que el 100 % de los que entren salgan con un trabajo y una sonrisa”, se propone Teresa.

La de Alejandro ya es perenne, desde que se levanta al alba en Chiclana hasta que llega a su puesto de reponedor en la frutería del Carrefour de Conil, tras recorrer 18 kilómetros en bicicleta. Cuando disfruta trabajando con sus compañeros que tanto le aprecian. Cuando aprende cosas nuevas cada día. Cuando se plantea nuevos retos de futuro antes impensables, como presentarse a oposiciones para ser militar. “El año pasado las suspendí, pero este año son mías”, asegura decidido. Ahora, su autoestima es otra y el futuro le sonríe tanto como hizo Teresa hace tan solo un año.

Logo Fondo Social Europeo

 

 

 

 

Texto: Ana Portolés
Ilustración: Daniel Diosdado