Creer en las segundas oportunidades y apoyarlas en lo posible es abrir las puertas a la esperanza para muchas personas que están dispuestas a esforzarse para salir adelante. Esa es la razón de ser del programa Incorpora de Fundación ”la Caixa”, que, desde hace 14 años, impulsa la integración sociolaboral de personas en riesgo de exclusión a través del trabajo conjunto entre las entidades sociales, los técnicos de inserción laboral y las empresas colaboradoras. Una de esas empresas es Geoter, una compañía que realiza proyectos completos de climatización mediante energía geotérmica que contrata peones y ayudantes de fontanería a través de la asociación Norte Joven para la ejecución de sus proyectos y diseños sostenibles y con baja dependencia de combustibles fósiles. Creen en lo que hacen y quieren que quienes trabajen con ellos compartan el mismo entusiasmo y la misma ilusión. Y, en ese sentido, no pueden estar más satisfechos con los profesionales contratados en tres años que llevan ya de colaboración. Héctor Cano, gerente de la empresa en España, nos cuenta más a fondo los beneficios de trabajar con el programa.

¿Cómo y cuándo conocisteis el programa?
Creo que fue en 2017. Estábamos buscando personas para incorporar a la empresa y a través del Ayuntamiento de San Sebastián de los Reyes nos comentaron esta posibilidad.

¿Cuál fue la primera impresión que tuvisteis al conocer las claves del proyecto?
En ese momento necesitábamos incorporar personal de obra, porque somos una ingeniería de proyectos que, hasta ese momento, subcontratábamos la ejecución de la climatización, el montaje de tuberías, los equipos, etc., y durante ese año decidimos comenzar a incorporar personal para hacer nosotros mismos esos trabajos. En años anteriores no nos había ido demasiado bien con otras plataformas de empleo, así que a priori nos pareció una buena oportunidad incorporar trabajadores que estaban en la Asociación Norte Joven, porque les dan formación y se trata, además, de un compromiso social de la empresa. Y, una vez comenzamos a incorporarlos a la plantilla, quedamos contentísimos por la energía que ponían en el trabajo. En la empresa siempre hemos conseguido crear un ambiente de trabajo muy agradable, que estamos seguros que es el fruto de nuestro éxito, y con ellos este ambiente incluso ha mejorado. Estamos realmente muy satisfechos y, desde entonces, cada vez que tenemos necesidad de contratar a algún trabajador para nuestro equipo de obra, siempre lo hacemos con Incorpora. 

 

 

¿Cómo se lleva a cabo el proceso de selección de esas personas?
Ya tenemos nueve trabajadores que han entrado en la empresa a través de Norte Joven, desde 2017 hasta ahora. Cuando tenemos una vacante nos ponemos en contacto con ellos, les comentamos el tipo de oficio que queremos que desarrollen y nos envían varios currículums de candidatos. Después procedemos a una entrevista en nuestra oficina para seleccionar a la persona que consideramos idónea para el puesto.

Y ¿por qué buscasteis un programa como Incorpora? ¿Qué os resulta interesante de su propuesta?
Ahora mismo, en Geoter Madrid somos 24 personas en total, entre ingenieros, administrativos y personal de obra. Somos un equipo joven, pero con mucha experiencia adquirida, casi todos tenemos entre 20 y 40 años, y la mayoría de nosotros comenzó a trabajar en la empresa recién terminada la universidad, con un futuro que desarrollar. Por eso siempre hemos querido incorporar personal de obra que compartiera con nosotros la ambición por el aprendizaje, la mejora y el esfuerzo. Y en la asociación vimos el mismo perfil, gente que tenía ganas de tener una gran oportunidad, de demostrar lo que valen y de mejorar cada día. 

Es evidente el apoyo que Geoter ofrece a estas personas en riesgo de exclusión social que nutren el programa Incorpora. Pero ¿qué aportan ellos a la empresa, más allá de su trabajo? ¿Enriquecen de algún modo la experiencia común?
Sí, desde luego, la enriquecen en gran medida. Las personas que hemos incorporado son de países diferentes, de culturas diferentes. Tenemos personal de Camerún, de Marruecos, de Irak, de Bolivia, de Somalia… Y yo creo que esta mezcla de culturas y maneras de ver la vida y el trabajo nos ofrece un punto de mejora, nos enriquece y nos permite trabajar cada día mejor, con un ambiente de trabajo que, como comento, es una maravilla.

¿Animarías por tanto a otras empresas a recurrir al programa Incorpora?
Completamente, porque, como comentaba, vemos que son personas que tienen muchísimas ganas de trabajar, de demostrar, de aprender, de prosperar. Los trabajadores que incorporamos en 2017 han ido ascendiendo en la escala profesional, empezaron como ayudantes de obra, ahora son oficiales de segunda y mañana serán oficiales de primera. Sí, recomiendo la experiencia completamente, porque, desde luego, lo mejor que te puedes encontrar siendo una empresa es gente que quiere trabajar, mejorar y contribuir a un buen ambiente de trabajo. Al final pasamos muchas horas de nuestra vida trabajando y es una suerte que las podamos disfrutar.

Las empresas dedicadas a la denominada economía verde ¿constituyen una fuente de oportunidades laborales para las personas que están en situación de vulnerabilidad?
Creo que sí, porque es un sector que tiene un enorme desarrollo y futuro. Lo estamos viendo, es un reclamo de la sociedad y una apuesta clara desde las instituciones europeas, ir avanzando cada día más en el desarrollo de políticas verdes, la mejora de la eficiencia energética y la integración de las energías renovables. Queda mucho trabajo por hacer y el perfil de esas personas con afán de aprender y mejorar creo que encaja perfectamente con lo que necesita este sector.

 

Texto: Javier Márquez
Fotografía: Bárbara Lanzat