El gran Andrés Montes siempre acababa igual las retransmisiones de los partidos de baloncesto: recordándonos que, a veces, “la vida puede ser maravillosa”. Y ese puede es solo un matiz que depende de la actitud con la que te la tomes. Enzo Santi, jugador de 25 años del BSR ACE Gran Canaria, sabe perfectamente cómo vivirla. El pasado 16 de febrero, su equipo, que cuenta con el apoyo de la Obra Social ”la Caixa”, hizo una exhibición de baloncesto en silla de ruedas en el descanso de los cuartos de final de la Copa del Rey y pudimos entrevistarlo. Hoy, Día Mundial de la Cero Discriminación, su ejemplo nos sirve para demostrar que, en el deporte y en la vida, nadie es mejor que nadie.

 

Enzo, ¿cuánto tiempo hace que juegas al baloncesto en silla de ruedas?
Año y medio. Soy el jugador más novel del equipo.

¿Y qué te animó a probarlo?
Lo que me motivó fue la oportunidad de poder practicar un deporte a nivel profesional. Poder dedicarte a una carrera tan física a pesar de tener una discapacidad, es increíble.

Cuando llegué de Venezuela, hace poco más de un año y medio, conocí a un chico que jugaba en un equipo profesional de baloncesto en silla de ruedas en Estados Unidos. Cuando vi la vida que llevaba y cómo disfrutaba con esto, quise intentarlo yo también. ¡Lo que no sabía es que aquí había una de las ligas más fuertes de Europa y del mundo!

 

 

¿Fue difícil la adaptación?
No fue sencillo. Antes del accidente, yo jugaba al fútbol, así que no estaba nada acostumbrado al baloncesto. Al principio fue difícil acostumbrarme a la silla, a llevar el balón y hacerlo todo con las manos, pero poco a poco fui aprendiendo y todo se volvió cada vez más adictivo y divertido.

¿Y cómo ha cambiado tu vida desde que empezaste a jugar?
Ha cambiado sobre todo a nivel físico. Ahora tengo mucha más independencia, más fuerza y más control de mi cuerpo. Y también me ha aportado la experiencia de poder jugar la Copa del Rey y la Liga, he podido viajar por España y Europa, y conocer a jugadores de distintas nacionalidades y culturas.

¿La Liga BSR es igual de competitiva que la ACB?
Pues sí, es muy competitiva. Tenemos un par de equipos que están en el top, como pasa en la ACB, pero entre los 10 equipos que jugamos está todo siempre bastante empatado. Puedes ser el campeón de la Liga y luego jugar la Copa del Rey y quedar el último, o que el que va octavo en la Liga ahora a final de temporada termine ganando.

¿Un sueño por cumplir?
Me gustaría jugar con la selección. Jugar un mundial o las paralimpiadas sería lo más grande.

 ¿Qué te dice la gente cuando te conocen y les cuentas que eres jugador profesional de baloncesto?
Todos se sorprenden porque aún hay un gran desconocimiento de este deporte. Pero cuando ven todo lo que hacemos sobre la silla, normalmente lo que sienten es admiración. Piensa que jugamos con las mismas medidas que en el baloncesto de a pie y desde abajo tenemos que hacer el mismo trabajo para llegar al aro. Creo que solo por eso este deporte debería ganar reconocimiento.

 

Texto y fotografía: Pol Martínez