Un escritor o escritora puede aparecer, por ejemplo, en Castellar del Vallés, Barcelona. Puede aparecer en el cuerpo de una chica de 22 años llamada Mónica Baños. Puede aparecer el mismo año en que la chica acaba la carrera de Derecho que cursó “porque tenía salida”. Y puede aparecer en la entrega del Premio Literario ”la Caixa” / Plataforma de novela juvenil, un certamen creado para apoyar el talento joven y el futuro de la literatura, que este año ha querido laurear la novela Donde desaparecen las estrellas. Una bonita historia de amor, familia y amistad.

¿Cómo te sientes sabiendo que tu novela ha ganado a las otras 273 que se presentaron?
Sigo sin creérmelo. ¡Aún estoy en una nube!

¿Por qué decidiste presentarte?
Hace cuatro años me topé con la primera novela ganadora del certamen, Los días que nos separan, de Laia Soler. Y me gustó muchísimo, muchísimo. La leí y me dije: “Estas son las cosas que a mí me gustaría transmitir”. Y me propuse ganar el certamen algún día.

¿De dónde salió la idea de hacer un libro que da tanto protagonismo a las estrellas? ¿Eres aficionada a la astronomía?
No, para nada. Me tuve que informar. A mí me gustan las cosas un poco místicas, y pensé: “¿Cómo puedo enlazar el tema del destino y hacer que haya algo de magia en el libro?”. Y entonces pensé en las estrellas porque siempre me ha parecido interesante, lo de las constelaciones y tal. Mi madre cree mucho en el horóscopo…

Tu madre cree en el horóscopo y tú, en el destino.
Sí. Totalmente. Siempre he creído, desde que era muy joven, que el destino está ahí.

O sea, que tú tenías que ganar este concurso.
¡Exacto! Ja, ja, ja.

 

 

El libro trata sobre la familia, la amistad y el amor, en ese orden.
La familia es importante, sí. Quería hacer uno de esos libros tiernos en los que te sientes arropada por tu familia.

Pues lo has conseguido. ¿Y eres así de tierna en tu día a día o solo en tu forma de escribir?
Soy muy sensible, pero no diría que tierna. Aunque sí es cierto que todo lo percibo con mucha intensidad.

¿Hay alguna parte autobiográfica de la historia? Por ejemplo, ¿has perdido o te has peleado con algún amigo íntimo?
Más que peleas con amigos, he tenido rupturas, amigos que después he visto que no valían la pena. Pero no, no es autobiográfico.

Pero en el libro describes un beso de los protagonistas como “dos constelaciones unidas”. ¿Eso tampoco es autobiográfico?
¿Que si lo he sentido? ¡Sí! Y ojalá todos lo sintieran alguna vez.

Al inicio de cada capítulo encontramos una frase que la narradora se dice a sí misma.
Eso sí es autobiográfico. Los consejos que Gala se da a sí misma son los que yo me quiero dar en mi vida. El primero es algo como “Deja de querer controlar el futuro o el pasado porque escapan de tu jurisdicción”, que es algo que yo debería hacer, porque siempre pienso más allá y nunca disfruto el momento.

¿Qué querías transmitir al lector?
La importancia de las segundas oportunidades. Que a veces tenemos que perdonarnos cosas a nosotros mismos y a los demás.

¿Todos tenemos derecho a segundas oportunidades?
Depende de qué hablemos, pero… sí, segundas, sí. Terceras, ya no.

Hablando de oportunidades, ¿por qué piensas que ganaste?
Creo que la historia encaja bastante con la línea de la editorial: es tierna, pero con partes oscuras. Como el camino de la vida, donde hay de todo y a veces lo malo es bueno.

Jordi Nadal, el director de Plataforma, asegura que todas las chicas que han ganado el premio han hecho carrera como escritoras. ¿Cómo te ves en 5 o 10 años?
De abogada, no. Lo tengo muy claro desde segundo de carrera. La quería acabar, pero no, no tengo carácter para eso. Me gustaría ser escritora, aunque no sé si funcionará. ¡Ojalá sí! 

¿Qué les aconsejarías a los chicos y chicas que quieran escribir su primer libro?
Que se tomen su tiempo para decidir cuándo quieren hacerlo. Han de encontrar su momento. Y luego está el siguiente paso: cuando te da miedo que juzguen, que tu libro no le guste a la gente. Si yo tardé tanto en escribirlo fue justo por eso. Pero es algo con lo que hay que vivir. Tú has de valorar si te compensa escribir a pesar de las críticas o no escribir y no ser feliz.

¿Ya sabes qué harás con los 3.000 euros del premio?
Estoy considerando hacer un máster de traducción jurídica e interpretación judicial. Pero es solo una opción, aún no lo sé.

¿Has encontrado tu estrella polar?
Sí. Hace cuatro años, y estamos juntos desde entonces.

 

Entrevista: Ana Portolés
Fotografía:
Rita Puig-Serra