Lydia Metral es una fotógrafa francesa de raíces andaluzas. Sus referentes son Nan Goldin y Wolfgang Tillmans, fotógrafos de la intimidad. De hecho, esta es su temática favorita: “la intimidad que desarrollo a través del retrato, del cuerpo, de las huellas que deja el ser humano en el espacio”. La imagen ganadora de este mes está vinculada a una noticia sobre la Casa de Recés y Hannan Serroukh, que vino a dar una charla a las mujeres acogidas en ese centro, donde ella misma estuvo en el pasado. “La historia personal de Hannan me conmovió mucho. Noté mucha solidaridad y cariño entre todas las mujeres y también con el personal de la casa. Me quedé con esa energía para luego sacar las fotos de estudio, ya que no podía sacar fotos de las residentes para respetar su anonimato (muchas de ellas han huido de su familia y no quieren que las reconozcan)”, cuenta Lydia. Según la fotógrafa, la idea era crear algo más conceptual donde no se viera ninguna cara para evocar la opresión y el anonimato y, a su vez, destacar esa solidaridad y apoyo que se intuyó en la charla. “Antes de llegar a las fotos finales, tuvimos que movernos mucho para encontrar la armonía en los gestos. Cuando los modelos se relajaron, ya fluyó todo. El contacto siempre puede ser un poco incómodo al principio, pero cuando la confianza se instala todo se vuelve muy natural.