“El continente africano parte de una desventaja histórica tremenda”, nos recuerda Dalmaus. “Sus propias fronteras son una invención arbitraria que separó el continente sin tener en cuenta su geografía ni las tribus o pueblos que lo habitaban y, como consecuencia, lo empobrecieron y debilitaron. Sin embargo, con un objetivo común, este continente puede rehacer su historia. Obviamente, con nuestra ayuda cuando sea necesaria; se lo debemos”. El ilustrador nos cuenta que ya sea en casa, jugando al fútbol o en el trabajo, todos hemos visto alguna vez que remando en la misma dirección podemos llegar más lejos. “El secreto para avanzar es siempre hacer piña, se trate de tu familia o de todo un continente”.