El futuro ha de incorporar la mirada femenina, y el ilustrador Óscar Alonso lo tiene claro: “Hasta ahora estábamos mirando al futuro con un ojo y teníamos dos”. Y para dejarlo patente nos indica en mayúsculas lo que todos y todas, como sociedad, debemos empezar a hacer ahora para garantizar a las adultas del mañana un porvenir con igualdad en derechos y oportunidades. “Tenemos que evolucionar. Reconocer que las niñas serán el motor de lo que ocurra en el futuro. Que somos más fuertes, más soñadores y mejores si incorporamos los sueños de las niñas de hoy”. La idea para crear esta ilustración bajó a la tierra mientras estaba jugando con sus hijos. “En ese momento, me puse a pensar en las oportunidades que tendrán las niñas en comparación a los niños, cuando tengan 18 años, cuando viajen, cuando monten sus empresas, vayan a trabajos nuevos... Creo que hay que comenzar a trabajarlo ya”. Desde su posición, quiere transmitir fuerza y coraje a todas las niñas para labrarse el futuro que sueñan. “Les diría que no escuchen a las voces que les digan que no. Que se junten con las que les digan que sí. Que no tengan miedo, que jueguen, estudien, se relacionen y luchen por lo que quieren. El mundo es de ellas”.