Paz. Un concepto muy grande que solo se puede conseguir empezando por lo más pequeño. “La paz común, la paz en el mundo, depende de la paz con uno mismo”, dice Lorena Ribera. “Todos hemos vivido situaciones en las que faltaba paz, y es solo cuando llegan la calma y la serenidad interior que puedes empezar a solucionar los conflictos y los desacuerdos de forma correcta.” Para la viñeta del Día Internacional de la Paz, la ilustradora ha dibujado un momento de paz individual de una niña. “Los niños aprenden jugando y respetando su entorno.” Y la paz también se aprende y se enseña desde pequeños. Como decía la poeta Gloria Fuertes, “de todo lo que tenemos alrededor los mayores, las niñas y los niños son lo que más vale”. Porque, cuando nosotros ya no estemos, ellos serán quienes se encarguen de cuidar el planeta y a los niños y niñas del mañana. Por eso tenemos que enseñarles todo lo que sabemos. Todo lo bueno. Sobre todo, a vivir en paz unos con otros.