A aquellos que se despiertan temprano, llegan antes que tú y se van los últimos. A los que pasan miles de horas esperando, siempre con una sonrisa en la cara, ofreciendo soluciones. A toda esa gente que, de forma desinteresada, hace las cosas posibles. A los que entienden que dar es recibir. Que abrirse a otra gente es crecer como persona. Que el esfuerzo vale la pena. Que somos seres sociales que hemos nacido para ayudarnos unos a otros. “Me gustaría que esta viñeta fuera un enorme GRACIAS a los voluntarios en general”, dice el ilustrador Óscar Alonso. “A esa gente que está, día sí y día también, en los lugares que se les necesita, por más que no estén de moda.” Son ellos los que también hacen posible los cientos de actividades solidarias que se impulsan desde ”la Caixa” todos los días.