Para Óscar Alonso, leer un libro es como un viaje en un autobús mágico con miles de paradas, cada una más sorprendente que la anterior. De hecho, la maravillosa aventura de la lectura y la infinidad de lugares, personajes y épocas que podemos descubrir sin salir de casa le ha servido de inspiración para crear esta viñeta. “Cada vez que abrimos un libro, nuestra mente se embarca en grandes viajes con destino a mundos muy diferentes a los que ya conocemos”, dice el autor. Subraya, no obstante, que existen dos tipos de viajes: los que experimenta el lector a través de sus letras y los que emprende el autor, desde que crea la temática hasta que ve el libro en las librerías, o quizás en un puesto de Sant Jordi envuelto de rosas, cuando, de repente, una mirada se posa en él y alguien se lo acaba llevando a casa. Él ha sido protagonista de esa aventura hasta en tres ocasiones. “Todo el proceso, desde que comienzas a pensar en la temática hasta que ves a alguien comprando ese libro es, en sí, un viaje muy emocionante”. Un camino que anima a recorrer a todo aquel que tenga la oportunidad. “Salta con todas tus ganas. Merece mucho la pena, porque ayudas a otras personas a imaginar otros mundos y a volar lejos”.