Para el Día del Libro, el ilustrador Óscar Alonso ha encontrado la inspiración en las grandes pirámides de Egipto. “Siempre me ha fascinado la idea de entrar en ellas y conocer los secretos que guardan y, para mí, comenzar un libro es como entrar en una gran pirámide que es la cabeza de la persona que lo ha escrito”. Óscar es lector desde pequeño y dice que siempre ha sentido curiosidad por querer comprender no solo lo que los autores escribían sino también el porqué. ¿Qué les llevó a escribir todo aquello? “Por eso cuando termino un libro que me ha gustado siempre intento buscar alguna obra más de esa persona”. Para Óscar, leer es “prestarle tu tiempo a alguien para que te cuente una historia o un punto de vista sobre las cosas o la historia que merece ser escuchado”. Cada libro nos da esa oportunidad y hay que aprovecharla. “Por eso es importante eliminar cualquier prejuicio que podamos tener antes de leer un libro. Porque aunque su punto de vista parezca muy alejado del nuestro, tenemos que considerar que la otra persona puede tener razón”.