La juventud es una época de tener un hambre de conocimientos insaciable, una curiosidad infinita. Un tiempo en el que todo está por ver y decidir. El camino está aún por andar. Y los errores, por cometer. “La vida te va a enseñar mucho, pero tienes que querer aprenderlo”. Más que un temario preestablecido, como en la universidad, lo que realmente importa es lo que tú estás dispuesto a encontrar. La actitud es fundamental. La inquietud es básica. Este es el aprendizaje que sacó el ilustrador Óscar Alonso de una conversación con su abuelo y que le inspiró para crear esta viñeta. “Cuando eres joven hay un abanico infinito de cosas que puedes aprender y hacer en el mundo. Hoy en día, con el gran acceso que tenemos a la información, el concepto de educación ha cambiado. Internet es la gran universidad. Podemos aprender y convertirnos en lo que queramos, en lo que mejor se nos da, solo tenemos que estar abiertos a probar muchas cosas para poder descubrir aquello que nos apasiona de verdad. A partir de ahí, tenemos vía libre para, con un poco de esfuerzo, convertirnos en expertos en guitarra, pintura, arquitectura, cuidado de personas mayores, derecho internacional…” Sé curioso, abre tu mente. Educarte es crecer. Educarte es aprovechar tu potencial y convertirte en todo lo que puedes llegar a ser.