Gracias a la ciencia entendemos por qué se enciende la bombilla al darle al interruptor, cómo bombea nuestro corazón o por qué diablos si tiras una manzana al aire, esta cae. La ciencia nos ayuda a comprender el mundo y a hacerlo mejor. Según el ilustrador y cofundador de la revista Mongolia, Darío Adanti, “vivimos en unos tiempos en que todos utilizamos los avances de la ciencia en nuestra vida cotidiana y, sin embargo, no somos conscientes de cuánto mejora nuestra vida y nuestro entorno”. A él, de pequeño le marcó la serie Cosmos de Carl Sagan, que le hizo fascinarse con la ciencia y empezar a devorar libros de autores como Richard Feynman, Stephen Hawking o Penrose. “Esta fascinación me hizo cuestionarme creencias y supersticiones que había aprendido y que son más un lastre que una ayuda para vivir mejor y convivir en paz”. Con su viñeta, el autor quiere transmitir un mensaje claro: “La ciencia puede ayudarnos a vivir más y mejor. Solo tenemos que apoyarla sin perder de vista los valores. Disfrutar de sus ventajas pero respetando el medioambiente y cuidando nuestro entorno para dejar un mundo mejor a las próximas generaciones”.