La paz no es solo la ausencia de conflictos. Convivir en paz consiste en aceptar las diferencias, escuchar, reconocer, respetar y apreciar a los demás. Está claro que para avanzar como colectivo necesitamos sociedades pacíficas, justas e inclusivas que estén libres de temor y de violencia. “Vivimos con tantas diferencias que la única forma de conseguirlas es buscar un lugar común para asegurarnos una unión duradera, un puente a prueba de cualquier conflicto. Y los puentes son siempre más firmes si los tendemos a la vez”, dice Óscar Alonso. Por eso en esta viñeta el ilustrador ha mezclado la arquitectura, una disciplina que le apasiona, con las relaciones entre personas. “Me gusta mucho pensar que cualquiera de nosotros puede construir un puente hacia otra persona, que nuestra sociedad puede cimentarse en elementos básicos como la concordia y la paz, que son algo muy abstracto, pero que dependen de cada uno de nosotros.”