Óscar Alonso ha creado esta viñeta inspirándose en las películas de miedo en las que con una sola linterna se generan atmósferas increíbles. “El juego de luz y oscuridad me gusta asociarlo al conocimiento y, en este caso, a la investigación científica aplicada a la medicina”, cuenta el ilustrador. “Mi mujer trabaja en un laboratorio que investiga soluciones para tratar, detectar y erradicar enfermedades. Cada vez que nos ponemos a hablar de las posibilidades de esas aplicaciones y de cómo pueden mejorar nuestra salud y calidad de vida, me entran ganas de ser parte de ese esfuerzo”. El mensaje de Óscar es claro: “La medicina avanza muy rápido, pero necesita más recursos”. Por eso, desde 2018, la Fundación ”la Caixa” ha aportado 30 millones de euros a 50 proyectos a través de su convocatoria de investigación en salud, y solo en 2019 sus programas de ayudas y becas a la investigación apoyaron a nada menos que 34 proyectos de enfermedades infecciosas. Como dice el ilustrador, “en el universo en el que vivimos todavía queda mucho por descubrir. Con esta viñeta, me gustaría transmitir mi apoyo a todos los investigadores que trabajan para que esa oscuridad sea cada vez menor. Sus linternas no pueden quedarse sin pilas. Necesitamos linternas más grandes”.