Como cachorros mimados del mundo animal, desde pequeños nos enseñan poco a poco a cuidar de nosotros mismos para, un día, dar el primer paso y aprender a caminar solos. Cuidar de uno mismo es genial. Es ese primer gran paso. Pero hoy, Día Mundial del Medio Ambiente, quizás deberíamos andar dos pasos más y dejar de mirarnos la nariz para empezar a pensar en los que vendrán. “En general, en el mundo vemos faltas de respeto al ecosistema, maltrato animal y deforestaciones agresivas, por no hablar del peligro que supone el calentamiento global”, cuenta la ilustradora Ana Galvañ. “Quería trabajar en la idea de que todos nosotros formamos parte de la Tierra y tenemos una responsabilidad, aunque a veces parezca que no somos conscientes de ello”.