Según Óscar Alonso, la idea de esta viñeta la han inspirado todas aquellas personas que están detrás del telón justo antes de comenzar una función. Tanto actores como técnicos, directores, atrecistas, iluminadores... “Una obra de teatro es el resultado de una labor de equipo con muchos nervios y esfuerzo detrás”, dice el ilustrador. En el colegio, Óscar nos cuenta que siempre estuvo muy ligado al teatro. “Participé en dos obras y creo que de ahí sacaría algunos de los mejores momentos de mi etapa escolar. Ensayar, compartir, reírnos hasta tener dolor de tripa, memorizar textos largos, conocer a gente con la que no habías coincidido antes... Fue realmente emocionante poder recorrer todo ese trayecto con la gente con la que lo hice. Creo que lo más importante que aprendimos es a trabajar en equipo.” Y es que el teatro nos enseña que una función, como la vida misma, solo tiene éxito si cada una de las personas implicadas aporta su granito de arena.