¿Qué piensas cuando te dicen la palabra abuelo? Gracias a los avances en medicina y un mayor bienestar social, hacerse mayor hoy en día no es lo que era hace 30 años. Para La Mandanga, la edad es un límite mental. “Si tienes inquietudes, te mueves y cultivas tu vida social, la vejez como se ha entendido tradicionalmente es una falacia. De adolescente, temía llegar a los 30. Eran como un punto de inflexión a partir del cual todo iba de capa caída: tu agilidad, tus aspiraciones, tu cuerpo. Ahora, con 34, he entendido que cualquier bajón físico es insignificante comparado con lo que voy almacenando en mi cabeza”. Las personas mayores de hoy son personas activas, fuertes, savias. Personas que merecen ser escuchadas por sus hijos, nietos y bisnietos. Personas que no entienden de edades. Y en ellas se inspira esta viñeta para el Día Mundial de los Abuelos.