Harry Potter, Spiderman, Moana o Bob Esponja: los primeros grandes héroes para muchos niños y niñas. Las nuevas generaciones los admiran. Quieren ser como ellos: valientes, divertidos…, diferentes. Pero hoy es un día especial. Hoy los más pequeños se convierten en los protagonistas de la mejor película que existe. Una película en la que educamos a todos los niños y niñas en las emociones. Una película en la que la principal asignatura a trabajar es la autoestima y el mejor ejercicio para pasar de curso con nota, la sonrisa. Porque solo si conseguimos que los niños y niñas de hoy vivan felices y confíen en sí mismos, mañana se convertirán en adultos capaces de perseguir sus fantasías. Porque la autoestima, amigo, es el pilar de los sueños. Ella nos hace confiar en que todo es posible, vengas de donde vengas. ¿O crees que Harry Potter habría vencido a Voldemort sin autoestima (y sin una buena educación en Hogwarts)? Para nuestra ilustradora, Núria Just, “es vital que en la infancia se te permita ser tú mismo y que tu entorno se preocupe por que seas aquello que quieres ser y no solo lo que la sociedad espera. Hay que crear un espacio positivo y seguro para todos los niños y niñas, porque, al final, de ellos depende nuestro futuro”.