En el Día Europeo de la Solidaridad entre Generaciones, el ilustrador Dalmaus nos habla de algo que suele ver mientras pasea por su ciudad: personas mayores solas y personas mayores acompañadas… y la pequeña pero gran diferencia que hay entre ambas. “Cuando murió mi abuela, mi abuelo Miquel lo pasó muy mal. Yo era pequeño y justo empezaban las vacaciones, así que me fui a vivir con él durante un mes. Muchas veces lo ayudaba en el jardín y un día un vecino le dijo: “¡Qué suerte tienes de que tu nieto te ayude con el jardín!”. Él contestó: “No es por el jardín, es por la compañía”. Nadie debería sentirse solo. Y menos las personas mayores, que son, además, de las que más podemos aprender”.