El ser humano es a la vez obra y artífice de lo que le rodea. Es como ser creadores de una pintura que da vida a nuestras propias historias. Tenemos el poder de transformar nuestro entorno. Y este, a la vez, nos define y nos sustenta. Sin planeta Tierra no hay un nosotros. Por eso, “si nos queremos como colectivo, debemos cuidar el planeta”, dice nuestro ilustrador. Para esta viñeta, Dalmaus se inspiró en la mítica reflexión del astrónomo Carl Sagan, que cuando se publicó en 1990 la primera fotografía de la Tierra desde el espacio exterior, escribió (todo lo que se veía era un puntito azul pálido en medio del espacio infinito): “Se ha dicho que la astronomía es una experiencia de humildad, y formadora de carácter. Quizá no existe una mejor demostración de la locura de la soberbia humana que esta distante imagen de nuestro minúsculo mundo. Para mí, subraya nuestra responsabilidad de tratarnos entre nosotros más amable y compasivamente, y de preservar y querer ese punto azul pálido, el único hogar que siempre hemos conocido”. Según Dalmaus, “es tan grande el azar que nos ha llevado hasta aquí, que cuidar del planeta se convierte todavía en más necesario. Vivir es una suerte muy especial. No seamos nosotros los que acabemos con ella”.