A La Mandanga le gustaría saber tocar la guitarra como Jimi Hendrix, cocinar como su madre y bailar mambo como una auténtica cubana. “Tener inquietudes culturales, aunque sea con algo tan cotidiano como la música, la cocina o el baile, es pura magia y nos hace grandes. Todo el mundo debería poder explorar su parte creativa, aunque sea con un acorde, un manjar o un chachachá”. Hoy, Día Internacional de los Museos, reivindicamos una cultura que no sea elitista, sino nuestro pan de cada día: que incluya a todas las personas. Nuestra ilustradora dice haber tenido inquietudes creativas desde pequeña. “Pero el único recuerdo que tengo es esa hora de plástica en el cole, llena de normas: no salirse de la raya, pintar los árboles de verde, ceñirse a la realidad. ¿No sería más interesante dar autonomía a los niños para imaginar? Al final el arte es cultura, y la cultura nos hace crecer y es sinónimo de libertad”.